País: México
Estado: Morelos

Las Estacas, un paraíso entrañable
por Milagros Reynaldo
El Parque Natural Acuático Las Estacas ofrece
al visitante hermosos parajes que invitan al
descanso o a un hermoso día de campo, así como a la práctica de atractivos deportes.
Su infraestructura turística permite acampar,
disfrutar de una estancia prolongada en
cualquiera de sus opciones de alojamiento.
Jóvenes gozando en el borbollón que da origen al río Las Estacas. El agua brota a 23º C.
El alma del Parque Natural Las Estacas, en el Estado de Morelos, México, es el río del mismo nombre. En el recorrido de más de un sinuoso kilómetro, como un semillero de pequeños soles, pueden observarse en su lecho el nacimiento de decenas de manantiales, siendo el mayor un borbollón que da inicio al afluente y del que brotan 7 mil litros de agua por segundo.

El espectáculo de las aguas cristalinas de un color esmeralda claro y reflejos plateados, se puede disfrutar dejándose llevar por la corriente o recorriendo sus orillas escoltadas por más de 3 mil palmas reales las que, a pesar de su origen caribeño, conviven en perfecta armonía con los milenarios amates y otros árboles nativos de la región.
Para conocer el río y sus más íntimos rincones nos dirigimos al borbollón cuya luminosidad esférica, en el lecho mismo, semeja un espejo ondulado en el que las ramas de los árboles, las nubes y los bañistas parecen pelearse por ocuparlo. Aquí abordamos una balsa que nos llevó corriente abajo. Atravesamos un alto túnel de ramas entretejidas del que salieron como asustados -no menos que nosotros- y desafiando la claridad del día, algunos murciélagos. La corriente nos condujo a un remanso arbolado, donde el río da la impresión de detenerse y recrearse en la belleza de su entorno, que raya en lo cinematográfico. La tupida vegetación matiza los rayos solares y provoca una gran riqueza de claros oscuros; la magia del lugar nos detiene. El sitio se conoce con el nombre de Rincón Brujo y ha servido de escenario a películas mexicanas como El rincón de las vírgenes con Alfonso Arau, y a norteamericanas como Viento Salvaje con Anthony Queen y Gregory Peck, pero mucho antes fue también utilizado por Emiliano Zapata para descansar y dar de beber agua a su sediento caballo.

Un frondoso y milenario amate crece en la orilla interior del Rincón Brujo; sus poderosas y aéreas raíces han formado una especie de puente entre las dos orillas del río que, en este punto, se estrecha y se convierte en un riachuelo; y han cavado numerosas cavernas, permitiendo al río deslizarse para llegar al dilatado espacio de los tramos llamados Poza Chica y La Isla. A partir de aquí el afluente continúa su curso zigzagueante, en el que pueden verse peces de distintos tamaños y tortugas, y en su lecho pueden admirarse, como pequeños soles, decenas de nacimientos de manantiales.
Diversión familiar en el río.
Vista de Poza Chica, uno de los hermosos rincones del río.
CONTINUA...

Conozca más reportajes en:
Inicio / Presentación / Agencia / Fotógrafo / Servicios / Links
Premios / Galería / Currículum / Area restringida