País:
México
Región:
Varias

Máscaras Mexicanas...
Algunas de las máscaras que usan los danzantes son de origen prehispánico, como por ejemplo, aquéllas donde intervienen el llamado "tigre" que en realidad es un jaguar y cuyo retrato se encuentra frecuentemente en códices y en otra imágenes del México antiguo. Por otro lado, danzas como la de los "moros y cristianos" documentan un hecho importante en la historia española que fue trasladado por los conquistadores a suelo novohispánico.
Sin embargo, cabe señalar que ni las máscaras ni las danzas han permanecido iguales desde su origen hasta el presente. La fusión de formas del pensamiento prehispánico y del europeo ha producido un sincretismo, una nueva cultura, o más bien nuevas culturas, puesto que México es un país pluricultural.
México es un país especialmente rico en danzas, en las que se usa una enorme variedad de máscaras; se acostumbran tanto en las comunidades indígenas, como en las poblaciones rurales y hasta en las grandes ciudades.
Hay danzas que expresan la cosmovisión de los pueblos prehispánicos; otras que representan temas bíblicos, aprendidos de los pueblos misioneros del siglo XVI, danzas que recuerdan hechos históricos o costumbres del ejecutante, etc.
Subyacente a su tema aparente, las danzas suelen tener otros significados: pedir para que llueva, dar gracias por la buena cosecha, pedir que haya buena cacería, venerar al "tona" -que es el doble animal que posee cada persona y con el cual comparte su destino-, rendir homenaje a los ancianos, etc.
Pero independientemente de la trama de las mismas, éstas se ejecutan sobre todo durante la fiesta patronal del pueblo o durante las peregrinaciones a algún santuario venerado, donde acuden devotos de una amplia región. Ciertas festividades se celebran en todo México, principalmente durante el carnaval, la Semana Santa y los días de muertos, y en todas participan con mucha frecuencia personajes enmascarados.
También los cambios de autoridades indígenas, religiosas o políticas, se acompañan a veces de danzas.
Aunque la máscara es un medio para representar a un determinado personaje por el contexto en que se usa, es siempre un objeto ceremonial, pues se danza en honor del santo patrono, de los antepasados, para representar los pasos de la Pasión, etc. Aunque el danzante participe por gusto, el solo hecho de andar enmascarado y con una indumentaria a veces muy pesada durante horas bajo el rayo del sol, r epresenta de por sí un gran sacrificio. Por todo lo expuesto se deduce que las danzas, lejos de ser exhibiciones folklóricas, representan un rito importante para la comunidad. Los mismos habitantes del pueblo son los espectadores y, como conocen las danzas perfectamente, son un público muy receptivo que goza cada momento de la fiesta.
Aparte de su función en las danzas, las máscaras se afirman como obras de arte, que permiten un goce estético. El tratamiento suele ser realista, retratos fieles de ciertos personajes, pero también las hay como superposiciones de animales, alimañas, etc. con resultados inimaginables. Hay semblantes serios, sonrientes y caricaturescos; apariencias malignas, diabólicas, terroríficas, bondadosas y bobaliconas. Las razas que dieron origen al mexicano de hoy se pueden contemplar en caretas de gente blanca, indígena y negra.
Aunque la mayoría están talladas en madera, se usan también otros materiales como cuero, piel, tela, papel aglutinado, bules, cera, barro. tela de alambre, hojalata y muchos otros. El artista que produce esta enorme gama de máscaras es en general el campesino, que se encarga de esta manera en la continuidad de esta hermosa tradición.

Judío, Semana Santa. Otomi.
Tigre, danza de los tigres. Nahuatl.
ANTERIOR...
Diablo, Semana Santa. Huasteco.

Conozca más reportajes en:
Un espacio para el turismo virtual
Inicio / Presentación / Agencia / Fotógrafo / Servicios / Links
Premios / Galería / Currículum / Area restringida